Etiopía declara 7.8 millones de personas en crisis por sequía

 

La crisis en algunos países de África se va incrementado con el pasar del tiempo, hay lugares en donde realmente el acceso al agua se ha vuelto imposible, por lo que sus poblaciones han intentado trasladarse a lugares menos erosionados, tratando de salvar algunos de sus animales, dejando atrás sus casas, sus cosechas, dejando atrás sus ya condiciones difíciles de vida para pasar a ser parte de un grupo de desplazados los cuales además de no tener ningún recurso pasan a no tener ningún lugar en donde vivir, es decir miseria absoluta.

En estimativos la crisis de la sequía en Etiopía ha llegado valores de catástrofe mundial, el pedido que ha llevado este país es por 400.000 toneladas de comida y 900 millones de dólar para intentar contener y ayudar a que las familias recuperen sus casas, animales y cultivos, y comenzar a implementar sistemas de riego o al menos de conservación de agua, algo que hasta el momento ha sido completamente imposible y que es la única forma de lograr contener una emergencia que se expande como virus y que está destruyendo no solo la economía de un país, sino también a todos sus habitantes.

El pedido de ayuda ya no es por 5,6 millones de habitantes, sino que se ha incrementado la cifra de damnificados, lo que pasa es que cada vez más familias se ven afectadas, algunas habían logrado resistir, en algunas regiones habían podido encontrar algunas alternativas o incluso lograron la ayuda de algunas ONG presentes en la región, las cuales acercaron agua y lo siguen haciendo, pero el problemas es que las cantidades transportadas sirven para el consumo humano, pero sería imposible de esta manera lograr contrarrestar la sequía.

Esta información ha sido dada conocer al mundo por el director de relaciones públicas de la Comisión Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres, Debebe Zewdie quien ha emprendido una gira por el mundo tratando de conseguir la ayuda necesaria que están solicitando, algo que es considerablemente importante no por salvar una economía, sino por salvar la vida de un extenso grupo de habitantes que poco a poco van muriendo de hambre.

El pueblo de Etiopía parece un enfermo en agonía, sufriendo cada día que pasa, en muchos casos hombres, mujeres, niños y ancianos se ven obligados a caminar durante horas para poder conseguir un poco de agua para el consumo humano, en muchos casos y más allá del esfuerzo es imposible de lograr este objetivo, por lo que vuelven a sus casas no solo sin agua, sino deshidratados por la caminata en el medio del desierto, muchas veces en entrevista familias han declarado que la muerte se presenta como un alivio a un sufrimiento constante, que hasta el momento no ha podido encontrar solución alguna, nì con la web de comosolucionar.es

Este importante miembro del gobierno etíope ha declarado en algunos medios de comunicación, que según las proyecciones oficiales necesitan: «El número aumentó a más de 7,8 millones de personas. Necesitamos 432.000 toneladas de alimentos hasta el final de 2017 y más de 742 millones de dólares para apoyar a las personas afectadas».

El pedido de ayuda por el momento no ha hecho mucho eco en las naciones occidentales, quienes parecerían tener su agenda de prioridades en otros problemas más cercanos, el problema es que ya sea la Comunidad Europea, Estados Unidos o China deberán enfrentar este problema porque cuando suceden estas catástrofes naturales y la población queda completamente desprotegida se convierten en un caldo de cultivo para problemas de orden bélico de mucha más importancia.

Etiopía es un país pobre, por lo que está intentando con lo que tiene ayudar a su población, han mantenido una donación constante de cereales así como también de alimentos suplementarios, muchos otros están siendo distribuidos a lo largo de la regiones más afectadas, tratando de esta manera evitar la muerte de millones de personas, pero el mayor problema radica en que no llueve, los pobladores continúan con sus problemas y no parece haber una solución en el horizonte.

La población de este país tiene una gran dependencia con la agricultura, se estima que más de un 70% del total de los 90 millones de habitantes viven de esta actividad, por lo que ante la ausencia de agua, es casi directo que esa cantidad de personas estén sufriendo la crisis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.