Termina la ola de calor histórica que azotó España

 

En la última semana se ha registrado un fenómeno climatológico histórico en España, ya que según la información histórica de los archivos de la Agencia Estatal de Meteorología hemos vivido la tercera ola de calor más intensa, después de la que se presentó en septiembre del 2006 y otra en 1988, rompiendo en muchos lugares de la Península los record históricos en registros térmicos.

Según el portavoz de AEMET, Modesto Sánchez, a partir del viernes la temperatura comenzará a reducirse considerablemente, teniendo un marcado descenso en todos los rincones del país, llegando a caer hasta 9 grados en algunas regiones, sobre todo en las más afectadas por la reciente ola de calor vivida en España.

La ola de Calor vivida los días 4,5 y 6 de septiembre fue tan intensa que según la información dada a conocer por AEMET en 37 puntos diferentes de la geografía española se presentaron los registros máximos históricos de los que se tiene constancia o de los que han sido homologados por la Agencia, por lo que este fenómeno vividos en los últimos días se prestará para un análisis profundo sobre el cambio climático y lo que realmente está afectando en todas las latitudes del planeta.

Dentro de los lugares que rompieron records en medición térmica está Ibiza, en donde alcanzaron a tener una temperatura de 38,4 grados centígrados el día 5 de septiembre, mientras que en Granada los termómetros marcaron 43,1 grados, dejando también una huella muy alta en la historia de los registros de esta región.

La ola de calor afectó gran parte de la Península, incluso se han registrado temperaturas por encima del promedio de las épocas estivales medias o de los meses más calurosos, tal es el caso del aeropuerto de Córdoba, en donde alcanzaron los 45,4 grados, incluso en regiones más septentrionales las temperaturas han estado por encima del promedio histórico para esta época del año.

Teniendo relación con esta descripción de aumento de temperaturas en zonas más septentrionales en AEMET daban el ejemplo de los registros vividos en Galicia, en donde se llegaron a los 39 grados centígrados en Santiago de Compostela e incluso en Ourense superaron los 40°, por lo que lo vivido en los últimos días fue mucho más intenso incluso de lo que se esperaban, y para dar más fe de esta conclusión se destacó la temperatura máxima en Ponferrada (León), en donde el termómetro alcanzó los 38,7 grados.

En cuanto a las mediciones de temperaturas mínimas para los últimos días los valores no acompañaron a los records históricos que si alcanzaron las mediciones máximas, aunque desde la agencia señalaron que inusualmente en Tarifa a la noche soportaron 23,9 grados mientras que en Castellón de la Plana el termómetro se quedó en los 24,7, mostrando principal énfasis en el día, el cual parece haber sido el más crítico en toda España.

Otra de las informaciones destacadas dentro de lo comunicado por el vocero de AEMET es que este periodo de calor es el fin del verano, ya que no solo para el fin de semana las temperaturas estarán muy por debajo de lo que han sido los últimos días, sino que también se espera que para la semana que viene algunos fenómenos atmosféricos generen un descenso mucho más brusco de temperatura en toda la Península.

Para este fin de semana se esperan fenómenos atmosféricos intensos, tales como tormentas en las zonas montañosas de los Pirineos, por lo que no está demás tomar precauciones al respecto si se encuentran en la zona, lo mismo sucederá en el Sistema Ibérico, mientras que en la Cordillera Cantábrica también tienen una importancia probabilidad de precipitaciones pero no alcanzarán a superar el calificativo de chubasco.

La expectativa de AEMET está para este domingo, cuando se estima un leve repunte en el descenso de las temperaturas, casi marcando este día como el último estival del año, por lo que las predicciones señalan que en regiones como Andalucía los termómetros llegarán a los 35 grados, mientras que en el valle del Ebro y en Madrid la medición térmica estará cercana a los 33 grados en su momento de máxima expresión. Bien podríamos decir que este es el adiós de un verano muy agradable, con una temperatura promedio muy estable y sin grandes olas de calor ni excesivas tormentas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.