Técnicas Incas para generar lluvia en pleno siglo XXI

 

La sabiduría ancestral de algunas culturas aborígenes es infinita, en muchos casos llegaron a comprender mucho mejor a la naturaleza y el equilibrio necesario que se requiere para poder tener una vida armónica con el entorno en el que vivimos, y para demostrar que esta hipótesis tiene un importante grado verdad, os contaremos una anécdota recientemente vivida por la comunidad peruana de Huacapunco, en donde han apelado al sembrado de lluvia para poder garantizar el agua necesaria para la subsistencia humana de la región así como también para las economías agrícolas y ganaderos de la cual subsisten la mayoría de su población.

Esta comunidad peruana tenía el proyecto de construir una represa con una laguna que se encuentra en la parte alta de esta región, pero no contaban con los recursos necesarios para poder llevar a cabo esta tarea de vital importancia para los habitantes, por lo cual se acercaron al Programa de Adaptación al Cambio Climático (PACC) en donde encontraron una mejor propuesta que era recurrir a la ciencia Inca, sembrar el agua de la lluvia para alimentar sus nacimientos de agua y por ende incrementar el impacto de las precipitaciones en donde corresponde, equilibrando así la poca constancia en las lluvias que llevan viviendo hace bastante meses en la región.

La técnica usada por los Incas y aplicadas actualmente también consiste en almacenar agua en lagunas naturales, principalmente en las zonas más altas, generando así una especie de abrevadero, pero no es el único efecto ya que al encauzar las precipitaciones hacia estas lagunas se está también infiltrando el suelo y por ende caudal a todos los acuíferos de la zona, y así los manantiales no dejan de brotar agua en las partes bajas, y la agricultura y la ganadería, así como también la comunidad pueden disfrutar de un constante y apetecido abastecimiento de agua.

En la región se habían olvidado de este tipo de medidas ancestrales para evitar las sequías, pero como parte de los planes del Programa de Adaptación al Cambio Climático (PACC) el cual es un programa internacional de capitales suizos, han podido comenzar a trabajar de manera mucho más sustentable y efectiva para todos los miembros de la comunidad.

Este tipo de represamiento los llaman en la región qochas, y en su ausencia las lluvias bajan rápidamente a tierras bajas, desperdiciándose, por lo que en épocas de sequía los manantiales se secan y por ende toda la economía rural se resiente llegando a perder animales y cosechas, por lo que ahora con estas medidas sus habitantes han generado que estas lagunas ubicadas en las cabeceras de la cuenca hagan las veces de reguladores naturales de agua, garantizando que todos los habitantes gocen de agua a lo largo del año.

El cambio climático y por ende el calentamiento global fue generando en esta región como en todo el mundo profundas transformaciones que incrementaron considerablemente los problemas sociales y económicos para los pobladores de estas regiones. En otras épocas las temporadas de lluvias en las zonas altas de los Andes podían abarcar desde septiembre hasta abril, pero en la actualidad pueden llegar a pasar semanas en donde no caen precipitaciones ni siquiera en sus mínimas expresiones.

Otro fenómeno que ha cambiado negativamente en el tipo de precipitaciones que viven en estas regiones tienen que ver con la intensidad, según narran los vecinos de la región, antiguamente podía caer una lluvia suave sostenida a lo largo de toda una noche, hoy en día las lluvias son torrenciales por lo que si en esta medida era imposible lograr que se infiltrara en la tierra y por ende se perdía.

Parece absurdo pensar que toda la ciencia moderna y descubrimientos no lleguen a generar el mismo impacto sencillo y eficiente en la naturaleza, bien podríamos pensar que los seres humanos nos hemos alejado de la naturaleza con el mismo afán de controlarla, pero en este tipo de relatos encontramos que en la antigüedad el respeto por el medio ambiente y la búsqueda del equilibrio para que las actividades humanas no se vean perjudicadas por el mal uso de los recursos o los excesos, por lo que valdría la pena pensar en donde se pueden encontrar soluciones para contrarrestar el avance despiadado y justificado del calentamiento global.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.