Un planeador pensado para Marte podría ayudar en la tierra

 

En el año 2014 se presentó desde la NASA al Prandtl-m nombre que tiene que ver son su sigla en inglés Preliminary Research Aerodynamic Design to Land on Mars, en ese momento todo indicaa que sería un prototipo especial para volar en la atmosfera de Marte, pensado como un planeador, y a través de las herramientas que ofrece este dispositivo poder conocer más con respecto a las condiciones meteorológicas que ofrece ese planeta, pero en pruebas llevadas a cabo en la Tierra, un grupo de investigadores comienza a pensar que las bondades de este equipo bien pueden favorecer los análisis climatológicos en nuestro planeta.

La idea de la NASA es enviar el planeador para el 2022, el cual sería colocado en órbita con un satélite Cubesat, un complejo dispositivo capaz de combinar varios dispositivos según la misión para el cual se disponga de él, además de tener un muy reducido tamaño, casi proporcional al de una caja de zapatos.

El satélite que se tiene pensado para llevar a cabo la misión es denominado 3U, lo cual se reduce a que tiene tres unidades en uno, el cual una vez que sea puesto en la órbita marciana, deberá dejar caer al planeador, desde una altura cercana a los 140 kilómetros, para que cuando llegue a los 30.000 metros de la superficie marciana despliegue el Prandtl-m y de esta manera descenderá los últimos centenares de metros planeando, siendo así la primera aeronave que sobrevuela la superficie marciana.

Siendo justamente en esta prueba que los investigadores comenzaron a pensar que el uso del Prandtl-m puede ser interesante también para la tierra, siendo un elemento concebido específicamente para la atmosfera marciana pero que también puede ser adaptado para las condiciones terrícolas, y a través de este dispositivo se podrá mejorar considerablemente los modelos meteorológicos usadas en la Tierra, por lo que este planeador podrá constituirse como un instrumento especial, de alta tecnología capaz de morar todos los sistemas que hasta el momento se usan no solo en la predicción climática sino también en los análisis dentro de otros campos de estudio dentro de la meteorología.

La idea está siendo desarrollada por estudiantes e investigadores del Armstrong Flight Research Center de la NASA quienes han tomado como punto de partida el diseño del Prandtl-m, y están buscando su adaptación a las condiciones de nuestro planeta, haciendo que este planeador autónomo tenga las mismas virtudes, generando además un gran ahorro para los servicios meteorológicos, según el jefe del proyecto Scott Wiley: hasta 15 millones de dólares al año si se compara con los métodos actualmente empleados para obtener información meteorológica, proporcionando información de forma inmediata y con mayor precisión. Este tipo de aeronaves pueden cubrir muchas necesidades de la comunidad meteorológica”.

Otro de los análisis que se están haciendo tiene que ver con la aplicación dentro de las necesidades de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) de los Estados Unidos, quienes analizan los huracanes con aeronaves especiales que son capaces de volar dentro de las tormentas y obtener datos muy precisos de estos fenómenos atmosféricos, y de esta manera se puede hacer un seguimiento preciso de la intensidad y otra serie de factores fundamentales para ser interpretados por los organismos a cargo de la prevención de desastres de ese país. Estos aviones hasta el momento son tripulados por un cuerpo especial de pilotos que arriesgan sus vidas desde 1940 en estas misiones, por lo que el planeador traería grandes beneficios.

Uno de los procesos de modernización que se han llevado a cabo dentro de las estructuras gubernamentales de estudios de tormentas en los Estados Unidos es la incorporación del dron Global Hawk en su versión civil, y que actualmente son usados en misiones científicas de muy largo alcance, o en la vigilancia continuada de tormentas severas, para que se pueda evitar cualquier sorpresa que ponga en riesgo a la población civil.

El uso de los satélites meteorológicos es cada vez más eficaz y preciso en los datos logran obtener, han llegado a un nivel de sofisticación que logran predecir un huracán antes de formarse, pero siguen siendo obsoletos cuando se requiere de ellos para obtener por ejemplo la velocidad de un huracán, o la presión atmosférica en el interior de las tormentas datos que son vitales en la prevención de desastres y que deben ser obtenidos con aeronaves que logran introducirse en las tormentas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.