En Noruega mueren 323 renos a causa de un rayo

 

Desde hace varias semanas os venimos hablando acerca de los peligros de los rayos, y las precauciones que se deben tener, sobre todo en los espacios abiertos e incluso mucho más en los espacios abiertos y rurales, pero parece que no hemos podido llegar a concientizar a los renos noruegos, y es que se ha dado a conocer la noticia el día de hoy, que 323 renos murieron a causa de un rayo al sur del país nórdico.

La información ha sido dada a conocer por la autoridades de Noruega, quienes no solo ha confirmado el suceso sino que además han descrito el escenario como algo realmente escalofriante, sobre todo para los guardabosques que llegaron hasta el lugar y se encontraron con ese cementerio.

El epicentro del suceso fue el parque nacional Hardangervidda, el cual se encuentra ubicado a unos 200 kilómetros de Oslo, en donde se destaca que vaga libremente el rebaño más grande de renos salvajes de toda Europa, según los expertos la cifra total de esta especia alcanzaría los 10.000 ejemplares.

En declaraciones oficiales dadas a los medios de comunicación locales, un funcionario de la Agencia de Medio Ambiente de Noruega, Kjartan Knutsen, indicó que en el viernes pasado se presentaron fuertes tormentas en la zona, pero que nunca había llegado a ver una consecuencia de actividad de eléctrica de esta magnitud, por lo que calificó el hecho, como algo completamente inusual.

Por el momento la presencia de 323 renos muertos en la mitad del parque natural se ha vuelto una inquietud y ha despertado un debate intenso entre las autoridades noruegas, las organizaciones animalistas y los expertos en otros campos afines, la raíz de las dudas es qué hacer con los animales, teniendo en cuenta que su proceso de descomposición puede afectar de algunas u otra manera la zona, por lo que está claro que no se tiene un plan de contingencia para estos casos.

Del total de los renos muertos, cinco han sido sacrificados, ya que las lesiones presentadas a consecuencia del rayo los han dejado agonizantes, por lo que para evitar un proceso doloroso de muerte, los guardabosques han tomado la decisión. En donde no se ha tomado la decisión de manera autónoma es sobre la solución a los cadáveres de los animales, hay quienes objetan que la naturaleza es sabia y los ira descomponiendo al ritmo natural, otros hablan de quemarlos para que no queden al aire libre en el medio de un parque natural.

Hay una serie de datos interesantes con respecto a los rayos, entre ellos que los índices de mortalidad han disminuido de manera considerable, algunos expertos señalan que esta baja en los índices tienen que ver con los movimientos poblaciones de los últimos siglos, en donde se han poblado cada vez más las ciudades, así como también la modernización de las estructuras y las precauciones tomadas en las urbes.

Adicionalmente a los movimientos poblacionales, los habitantes rurales también han incrementado su conocimiento con respecto a las consecuencias certeras que tiene la caída de un rayo, por lo que tanto los animales como las personas ya no están expuestas como antiguamente sucedía, no obstante todavía en algunos países del mundo quedan índices tangibles de los daños que produce a su alrededor la caída de un rayo.

En España hay una tendencia considerable a los episodios de tormentas, siempre se deben tomar las precauciones del caso, como evitar salir al aire libre, evitar las terrazas, y si se está en zonas rurales se debe ser mucho más extremo con las medidas necesarias, como por ejemplo buscar refugio en edificios o casas, no bajo árboles, no confiarse en zapatos con suela de goma, ya que en caso de un impacto de rayo el aislamiento que produce este material no va a alcanzar a frenar el impacto de la descarga eléctrica y por ende el efecto es el mismo.

Es importante pensar que aquellos que practican deportes al aire libre, sobre todo en espacios naturales, como el caso de los senderistas siempre deben tener una atención considerable con las formaciones de nubes, ya que no pueden esperar a que comience a llover y mucho menos a que la intensidad de la lluvia se incremente, por el contrario si ven formaciones de nubes en la dirección en la que se dirigen es mejor dar media vuelta y buscar y refugio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.