Los terremotos más fuertes de la historia

En épocas en donde la tierra tiembla en muchas latitudes, comienzan a circular versiones de la inminencia de un terremoto de una intensidad exageradamente alta, hay quienes señalan que ese movimiento telúrico llegará a un nivel que la escala de Richter nunca ha registrado, pero también los principales científicos del mundo indican que este tipo de fenómenos no son predecibles, por lo que son imposibles de predecir.

De una magnitud de 7,3 grados en la escala de Richter fue el terremoto que sacudió al noreste de Japón el lunes a las 5:59 hora local. El sismo tuvo su epicentro a 61,7 kilómetros en el litoral de la prefectura de Fukushima, ciudad que en 2011 fue víctima del peor accidente nuclear desde Chérnobil, en 1986. Automáticamente fue emitida una alerta por tsunami, y activaron avisos de evacuación por posibles olas de hasta cuatro metros de altura.

Por lo os hemos traído la lista de los terremotos más intensos de los cuales se tienen registros, aunque en los episodios más antiguos hay grandes vacíos en la información dado que en muchos casos las naciones no contaban con un sistema para archivar todos los detalles de los diferentes fenómenos naturales que se produjeron, por lo que en muchos casos queda un margen especulativo.

En 1906 la costa ecuatoriana sintió uno de los terremotos más largos en tiempo de los que se tiene registro, ya que según relatos de la época duró 30 minutos y tuvo una intensidad de 8,8 grados en las escala de Richter, afectando una gran parte del territorio del Ecuador, pero también el de Colombia principalmente en la región en donde comparten frontera. Fue tan fuerte que se sintieron  vibraciones en Centroamérica e incluso en Japón.

En el registro histórico de los terremotos más fuertes, fue el sufrido en Chile en el año 2010, exactamente en la región de Maule, con una magnitud de 8,8 grados en la escala de Richter, y una duración de 4 minutos aproximadamente, dejó un saldo de 525 víctimas mortales y cientos de millones de euros en pérdidas materiales, haciendo que literalmente todo el continente Sudamericano vibrara al ritmo de su potencia.

En 1952 la tierra vibró en Kamchatka, con una magnitud de 9 grados en la escala de Richter, produciendo no solo devastadores daños por el terremoto en sí, sino que en todo el continente asiático y las costas del Pacífico se sufrieran maremotos fulminantes, que atacaron las costas de Hawái, Japón, Alaska, Chile y Nueva Zelanda.

En el año 2011, las imágenes del terremoto que sacudió a Japón quedaron marcadas en las retinas de los televidentes del mundo, que vieron cómo, entre el movimiento sísmico de 9 grados, el posterior tsunami y la emergencia nuclear en Fukushima dejaron en cenizas el poderío económico del gigante asiático, así como también registraron las 15.893 víctimas fatales confirmadas y más de 8.000 personas desaparecidas, según fuentes oficiales.

El terremoto más fuerte del que se tenga registro en la historia, sucedió en 1960 en Chile en la ciudad de Valdivia, la cual vibró durante 10 minutos a una intensidad de 9,5 grados en la escala de Richter. Este desastre natural será recordado en la historia de ese país suramericano como uno de los mayores desastres que se han vivido, dejando más de dos millones de personas sin hogar, así como también 1.655 muertos, haciendo que sus réplicas se sintieran en Estados Unidos, Filipinas, Japón, y la mayoría de países de este continente.

En el 2004 se dio un incidente histórico no solo por las victimas que se cobró sino que las imágenes de las olas devorando las playas no se olvidarán jamás, por supuesto hablamos del terremoto submarino, conocido popularmente como el tsunami asiático, el cual tuvo una intensidad de 9,1 grados, haciendo que las consecuencias fueran mucho peores por la falta de un sistema eficaz de alerta, por lo que cuando las olas golpearon las costas ya era tarde para cualquier medida preventiva.

Estos son solo los más intensos que se han registrado en la historia, se estima que en otras épocas se pudieron presentar movimientos telúricos de igual o mayor intensidad, pero no hay ningún archivo que pueda llegar a corroborar este tipo de afirmaciones, por lo que solo este tipo de fenómenos en la era moderna son tomados en cuenta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.