La sequía en Galicia emerge tesoros olvidados

 

La sequía que se está viviendo en Galicia ha encendido todas las alarmas a nivel nacional y regional, es por esto que la semana pasada han declarado la pre alerta en esta comunidad, en donde la falta de lluvias en los últimos meses han generado un enorme perjuicio para su economía, pero ahora aparece una nueva mirada mucho menos trágica y es que los descensos de los embalses en un porcentaje alarmante han hecho emerger tesoros olvidados en el tiempo.

No hace mucho tiempo os contábamos que en Islandia había aparecido una base de espías de Estados Unidos producto del derretimiento del hielo, algo que estaba generando un gran revuelo principalmente por los residuos atómicos y elementos contaminantes que se encontraban en ese lugar y que no se tenía mucha certeza con respecto a quien debería pagar por el desmantelamiento de la misma.

Este escenario comienza a aparecer también en tierras españolas y productos de una consecuencia similar al cuento de espías estadounidenses, el calentamiento global que genera graves sequías en diferentes latitudes, ha marcado no solo el deshielo en la base, sino la disminución en un 45% de los embalses gallegos, haciendo aparecer en la superficie de las cuatro provincias construcciones olvidadas por el tiempo y las inundaciones normales en las construcciones de estas reservas de agua, por lo que se han comenzado a apreciar aldeas, castros entre otras edificaciones que habían sido sepultadas por las aguas.

Muchos habitantes de Galicia han aprovechado este nuevo escenario para recordar lo que hasta no hace mucho era un relato y ahora bien podría denominarse como un museo a la nostalgia, haciendo que los curiosos de otras regiones también se aproximen a ver un escenario de terror con edificaciones olvidadas, en muchos casos como lo que en las películas llaman pueblos fantasmas.

Estos tesoros emergentes se han vuelto una gran atracción turística, como por ejemplo lo que sucede en Chantada, Lugo, en donde la disminución de las aguas ha hecho salir a flote el poblado y fortaleza de Castro Candaz, ubicado en las profundidades del embalse de Belesar, en donde también ha aparecido el antiguo pueblo de Portomarín el cual fue anegado en los años 60, haciendo que sus vecinos se trasladaran a una zona más elevada y que ahora para la nostalgia se hace visible producto de la sequía.

Los escenarios están deteriorados por el efecto del agua, pero quedan muchos rastros de los esqueletos de algunos de estos edificios, permitiendo en muchos casos rememorar tiempos pasados o en muchos otros descubrir el pasado de pueblos olvidados por muchos.

Esta sequía también ha sacado a flote aldeas como O Marquesado en Pontevedra, en donde el embalse Portodemouros ha comenzado a revelar sus secretos hundidos, y aunque en esta nota todo parezca muy pintoresco para la naturaleza y los diferentes hábitats, así como también para su economía agroindustrial la situación es más que preocupante.

Esta riqueza histórica que va emergiendo ha permitido en muchos casos volver a apreciar rastros de antiguas épocas, en donde el agua ha conservado parte de edificaciones cargadas por historias fantásticas, como el caso del ya mencionado pueblo fortaleza de Castro Candaz, en donde hay relatos que datan desde los romanos y después de la familia Taboada encargados de reconstruir la fortaleza después de la guerra irmadiña.

Por su parte en el embalse de Fervenza se puede contemplar la parroquia de Baíñas, en la Costa da Morte, generando así una gran curiosidad entre habitantes y turistas quienes disfrutan de los restos arqueológicos que han emergido del agua, así como también a una distancia no muy extensa en el mismo embalse hay un castro muy antiguo visible durante todo el año pero solo visitable en época de sequía.

Por la misma causa, han aparecido restos de las construcciones de la antigua aldea de Aceredo, en Lobios, en donde vuelven a salir después de 25 años de haber sido anegados partes de la construcción que quedaron sepultados desde hace más de dos décadas para la construcción del embalse Lindoso, en territorio portugués.

Este territorio está sufriendo una sequía alarmante la pre alarma declarada sienta un precedente claro de las circunstancias meteorológicas que actualmente están viviendo y que de no regularizarse las lluvias pueden llegar a vivir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.