La relación secreta entre el turismo y el clima

Uno de los factores más importantes para la actividad turística es poder contar con un clima adecuado para desarrollar la actividad que se ofrece, no necesariamente el calor y el sol son los únicos atractivos para desarrollar una actividad turística, sino que por el contrario siempre la oferta turística debe estar supeditada a los factores clima y contexto geográfico.

En el caso de los hoteles de épocas estivales el clima determina el nivel de reservas que pueden llegar a recibir, ya que por ejemplo si es un destino costero pero que recibe demasiadas precipitaciones o excesos de vientos, los viajeros comienzan a preferir otros lugares con mejores condiciones.

Hay lugares que más allá del clima logran mantener una importante cantidad de reservas, incluso en las épocas más calurosas o más frías, como es el caso de las ciudades más famosas del mundo, el ejemplo más contundente puede ser París en donde a lo largo del año, sin importar el clima se pueden ver miles de personas recorriendo sus calles, disfrutando de los museos y aprovechando la enorme oferta para los amantes de las compras, aunque los picos más altos siempre coinciden con las mejores condiciones climáticas.

En el caso de los hoteles de playa, en muchos casos se limitan a contratar un mínimo indispensable de empleados para las épocas más frías, mientras que en el verano los hoteles suelen tener personal temporal que ayuda a incrementar la calidad del servicio y el confort de las personas que en ellos se hospedan.

Un buen servicio meteorológico permite que los viajeros consulten las condiciones de un determinado lugar para aprovechar los mejores días para pasar sus días de descanso, y esto no solo sucede en lugares con estaciones, por ejemplo en algunos destinos caribeños, hay épocas del año que son preferibles evitar sobre todo por los huracanes o tormentas tropicales, los cuales bien pueden dañar nuestro periodo de descanso.

Aprovechar la tecnología para leer sobre blogs de viajes y las recomendaciones de otros turistas que han visitado los destinos que vamos a conocer con cierta antelación, nos permitirá tener ciertas garantías a la hora decidir explorar algún rincón nuevo del mundo, ya que en muchos casos podemos coincidir con épocas de lluvias y pasar una semana dentro de un hotel viendo como llueve en una playa paradisiaca.

La efectividad y veracidad de la meteorológica así como también de la climatología se ha ido incrementando con el paso de los años y la incorporación de nuevos elementos de medición mucho más tecnológicos de lo que antiguamente se contaba, de esta manera nuestras vacaciones pueden tener un nivel de garantía mayor en cuanto a lo que las condiciones climáticas se refiere.

Las ciudades más grandes, en donde el tipo de turismo es diferente al que aprovecha en exclusividad un entorno natural privilegiado, cuentan con otro tipo de ofertas capaces de contrarrestar lluvias o malas condiciones climáticas, por ejemplo en Nueva York en su época más fría es apasionante viajar, ya que toda la ciudad se viste para recibir las Navidades se pueden aprovechar además de toda la oferta cultural de la ciudad, las actividades exclusivas de la temporada invernal, un destacado para esta situación es patinar en el Rockefeller Center.

Lo mismo sucede en ciudades como Paris, Madrid, Londres, Berlín, entre otras en donde sin importar el clima que encontremos siempre habrán actividades maravillosas para realizar, por supuesto que un clima ideal favorece el placer de conocer las principales urbes del mundo, pero no será tan imprescindible que en otros destinos más enfocados en su entorno geográfico.

Hay quienes dicen que caminar por los Campos Elíseos en primavera es algo inolvidable, o que recorrer la Quinta Avenida de Nueva York y apreciar toda la cultura Jet Set de esta calle puede llegar a ser una experiencia apasionante, pero lo que no hay duda es que en estas grandes experiencias el clima se puede volver algo exclusivamente circunstancial.

En cambio si la decisión es ir a un hotel de playa o montaña siempre el clima es el complemento perfecto para poder decir al terminar nuestro tiempo de descanso, que vivimos unas vacaciones soñadas o que pasamos toda la semana encerrados en un cuarto de hotel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.