La nieve española espera millones de visitantes

 

Como os hemos hablado en varias ocasiones las condiciones meteorológicas tienden a ser cómplices o verdugos del turismo, principalmente el verano o el invierno suelen convocar millones de turistas provenientes de variadas latitudes, quienes llegan a disfrutar de los paraísos terrenales que abundan en todo el territorio español y que se potencian en las épocas adecuadas.

El invierno español tiene fama en todos los rincones del mundo, los fanáticos de las actividades y deportes de esta estación viajan hasta nuestras tierras para disfrutar principalmente de esquiar y todas sus variantes y actividades posibles, es por esto que para esta estación se han puesto la meta de convocar a cinco millones de visitantes.

Las estaciones de esquí de toda España se preparan a lo largo del año para sus tres meses de temporada alta, lo mismo que sucede durante el verano y la industria hotelera entorno a las principales playas, un verano lluvioso es tan crítico para la industria turística que un invierno sin la cantidad de nieve necesaria para vestir las montañas de blanco y así convertirse en pistas fabulosas para todos aquellos fanáticos de los deportes de invierno.

Por el momento las primeras nevadas están sembrando el optimismo ya que la cantidad de nieve que se ha ido acumulando en las pistas comienza a ser atractiva, esperan al menos que sea mucho mejor que las últimas temporadas, en donde las altas temperaturas y el incremento del promedio de temperatura y por ende lo rápido que perdió consistencia la nieve daño la millonaria campaña para convocar turistas, por lo que si el clima lo permite la meta turística es llegar a los 5,5 millones de visitantes.

El turismo es una industria muy importante para cualquier país, hay latitudes que han logrado sobrellevar terribles crisis económicas gracias a una hábil explotación de sus destinos con fama mundial, se estima que no solo los puestos de trabajo que genera sino también todo el dinero que llega de la mano de los turistas logran reanimar a las economías locales, por lo que el éxito de la temporada puede traer un interesante fenómeno económico.

Las estaciones de esquí no solo miran al cielo, sino que también a lo largo de todo el año destinan millones de euros en inversión, principalmente en estructura, logrando así mejorar los sistemas de nieve producida, mejorar las maquinas pisa pistas y los remontes, estimando que para este año en total en España se invertirán 20 millones de euros para atraer a los turistas necesarios.

En el 2015 la temporada fue corta, principalmente porque la cantidad de nieve necesaria llegó en enero, por lo que solo hasta esa época se alcanzaron los niveles históricos de visitantes, mientras que al comienzo de la estación tanto la nieve como los turistas fueron muy escasos, es por esto que para que este año se cierren con niveles históricos de cantidad de visitantes, se espera que se pueden contar con toda la campaña en su magnitud.

La meta del ente que agrupa a las principales pistas de la Península es que logren volver a la cantidad de valores previos a la crisis económica, meta que podría ser un poco ambiciosa, teniendo en cuenta que para la campaña 2008 – 2009 se recibieron cerca de 6,5 millones de visitantes.

Esta época del año es interesante porque enfrenta a España a un nivel de competencia que no tiene durante el verano, principalmente porque muy pocos países europeos tienen playas como las nuestras, mientras que en las estaciones se abre un duelo a muerte con países tales como Suiza o Italia, quienes suelen ser las máximas potencias en este tipo de turismo.

Teniendo en cuenta la cantidad de turistas que sumaron las cuatro grandes potencia invernales de Europa podemos interpretar que España está unos cuantos pasos atrás, ya que entre Austria, Francia, Suiza e Italia alcanzaron la pasada campaña 153,8 millones de turistas, cifra que tuvo una disminución al promedio habitual pero que no deja de ser impresionante.

Si se analiza la cifra alcanzada por las cuatro potencias, podríamos analizar que el público amante de la nieve es muy importante, por lo que un buen trabajo de difusión, una inversión continuada en infraestructura podría generar que se incremente considerablemente los valores, y entre el clima y el turismo invernal le den una importante bocanada de oxígeno la economía local.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.