De qué color son las nubes

 

El cielo es uno de esos espacios en donde todavía se vive una completa ingobernabilidad, las nubes viajan por miles de kilómetros sin que nadie tenga en mente pedirles algún requisito migratorio, incluso es factible que sea imposible llevar a cabo un registro por menorizado de su población y su dirección, en muchos casos regidas por el capricho del viento que las lleva a pasear por donde se le antoje, pero es justamente por este tipo de movimientos aleatorios que las naciones comprendieron que era fundamental constituir la Organización Meteorológica Mundial (OMN), la cual tiene como lema “Entendiendo las Nubes”, ya que la mayor importancia tiene que ver con su rol esencial en el ciclo del agua y en el comportamiento del clima terrestre.

La OMN está compuesta con la participación activa de 180 Estados los cuales han asumido el compromiso de compartir información y colaborarse de forma global en temas meteorológicos y climáticos, teniendo como principal objetivo establecer protocolos de comunicaciones para lograr que la información sobre las observaciones de fenómenos meteorológicos que se lleva a cabo en cada uno de los miembros de la organización pueda ser compartida en tiempo real y de forma simultánea. La importancia de esta misión y de su aplicación en la vida cotidiana va desde la alerta ante formaciones climatológicas de alta intensidad hasta la información meteorológica para que los pilotos puedan llevar cabo vuelos interoceánicos.

En el marco de la última reunión llevada a cabo por esta organización se han dado a conocer una serie de características de las nubes, en muchos casos derrumbando mitos o en otros afirmando creencias populares desde la explicación científicas de las mismas.

Lo primero que quisieron aclarar es qué son las nubes, respuesta que de entrada impactó a muchos, ya que son formaciones de minúsculas gotas de agua y cristales de hielo, siendo tan diminutas que pueden llegar a flotar sobre nosotros, por lo que para todos aquellos que creían que eran vapor, les explicamos también porque no son este elemento, principalmente porque el vapor es la fase gaseosa del agua, y es invisible.

La niebla, según explicaron en esta reunión no es otra cosa que una nube junto el suelo, eso quiere decir que la frase “se cayó la nube” de un niño al ver la niebla es del todo cierta, ya que se forman por dos razones principales la primera es por la ausencia de grandes corrientes de viento, así como también por altos niveles de humedad en el aire, lo cual ocasiona este fenómeno.

Quién no se ha acostado a ver las nubes y a querer buscar figuras dentro de estas formaciones, pensando que su color es blanco, pero en realidad sucede lo mismo que con el pelaje de los osos polares al estar compuesto predominantemente por gotas de agua y nieve son transparentes, pero las vemos blancas por las partículas de hielo y agua, las cuales se esparcen en la luz en todas las direcciones, siendo este el efecto que las hace tener un aspecto blanquecino, pero no es más que un efecto visual por la incidencia de la luz.

Este proceso se conoce científicamente como scattering de Mie, siendo la causa del color aparentemente blanco de las nubes, mientras que el cielo azul también tiene una explicación de índole similar, se debe principalmente a que el oxígeno y el nitrógeno esparcen mejor el color azul, y tienen también como característica predominante la capacidad de absorver el resto de los colores, conociéndose este proceso como scattering de Rayleigh.

Otro de los fenómenos explicados que llamó la atención considerablemente de los participantes fue la afirmación que las nubes también están contaminadas, pero en realidad es producto de esta condición que hay lluvias, es decir sin las gotitas de agua se mantuvieran en estado de absoluta pureza seguirían flotando son volverse una precipitación ya que las características físicas del agua les impiden formar estructuras con esta tendencia, por lo que para alcanzar el tamaño necesario para volverse lluvia deben contener un germen que se constituye un núcleo alrededor del cual crecer.

Las nubes de las tormentas no son grises, así esta información choquen con nuestra capacidad de observación en realidad tiene que ver con que la luz del sol al atravesar la nube es retenida por las gotas de agua de mayor dimensiones, además del espesor del contenido de hielo que incrementa este efecto, por lo que en realidad la nube solo está ensombrecida pero no cambia su color.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.