El calor más mortal del verano es al comienzo de la estación

Un estudio realizado en más de 300 ciudades del mundo ha llegado a la conclusión que el momento en donde peor impacto tiene el calor en las personas es al comienzo de la estación, mientras que en la segunda parte del estío la probabilidades disminuyen considerablemente.

Este estudio coincide con las precauciones que debemos tener con el calor, sobre todo porque este año en España se esperan temperaturas más elevadas que en los veranos anteriores, por lo que no está de más que el riesgo que esto genera para la salud pública sea prevenido con campañas que ayuden a generar una conciencia de los impactos que pueden las altas temperaturas.

Las conclusiones obtenidas por la prestigiosa  Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres son muy contundentes, y señalan que a lo largo de la estación se van reduciendo las posibilidades de peligro en la época estival.

El índice de mortalidad se muestra un mayor exceso en las primeras semanas de calor, mientras que en los días siguientes esta tendencia va normalizándose, esto se debe que a medida que van pasando los días las personas tienen una mayor capacidad de aclimatación, así como también se van tomando medidas tales como cambiar de rutinas o el uso frecuente de elementos de climatización.

Dentro de la investigación de este centro educativo británico se estudió el comportamiento de algunas ciudades españolas, por lo que es importante tener en cuenta estas conclusiones para tomar las medidas necesarias en la península.

Se estima que el otro efecto favorable para disminuir el impacto del calor tiene que ver con las campañas específicas a estas temáticas,   pero el efecto cosecha también está presente. Este concepto proviene de las investigaciones epidemiológicas y señala que al llegar determinado factor diferente los primeros en riesgo pueden morir, siendo estos la población más vulnerable a determina problemática.

Las primeras fechas del estío han arrojado en varias investigaciones sobre la misma temática resultados similares, siendo analizados los mismos índices en otras latitudes tales como ciudades de Estados Unidos, otras ciudades europeas e incluso en Corea del Sur.

Los expertos señalan que es importante generar campañas en sobre estos temas antes de la llegada del calor, para que las personas puedan ir generando los cambios necesarios en sus rutinas, en la alimentación y en los lugares de residencia, para que el riesgo de incrementar la tasa de mortalidad por las altas temperaturas no genere problemas caóticos en la salud pública.

Las medidas que tengamos en cuenta para evitar pasar por un mal momento durante las épocas estivales pueden llegar a ser tan simples como tomar más agua de lo normal, esto garantizará que el cuerpo se mantenga hidratado y tenga mayor capacidad refrigeración y así naturalmente se podrá tratar de contrarrestar el impacto del calor en nuestro cuerpo.

Para algunos las épocas estivales son casi sinónimo de excesos en las bebidas alcohólicas, nada más peligroso que el efecto de deshidratación que los licores producen en nuestro organismo. Por lo que todo en su justa medida no afectará a nuestro organismo, y en casos de población vulnerable también recomiendan evitar las bebidas diuréticas, tales como el café, té o refrescos azucarados.

No exponerse al sol entre las 12 y las 16 es fundamental para prevenir los golpes de calor, ya que la intensidad de los rayos de sol son mayores y además le damos cuidado a nuestra piel para no tener que estar sufriendo después de cáncer u otras afecciones cutáneas producidas por la imprudencia a la exposición a pleno rayo del sol.

Usar protector solar de más de 30 ayudará a que el impacto del sol sea menor en la piel, algo muy importante en población vulnerable como niños o ancianos, aunque debería ser aplicado por todas las personas.

Evitar el ejercicio en horas de máximas temperaturas reduce el riesgo de accidentes o muerte por el calor, y esto debe ser más estricto en las actividades al aire libre, ya que en espacio cerrados se pueden beneficiar al organismo con elementos climatizadores, mientras que al estar expuesto al sol directamente la temperatura de nuestro organismo será imposible de ser controlada.

Volviendo a los excesos comer con moderación también ayuda a que el organismo no tenga que consumir más energía de lo normal en el proceso de digestión, evitando también que el cuerpo suba su temperatura por estas razones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.