El Calentamiento global cambiará por completo las precipitaciones

 

Desde hace algunos años se vienen analizando los cambios drásticos en los promedios de precipitaciones de muchos lugares del mundo, incluso se ha ido transformando la manera con la que se presentan las lluvias, en algunos casos la cantidad de agua total no se ha alterado de manera drástica, pero si la frecuencia, por lo que puede llegar a caer en una noche lo que antes caía en un mes, dejando el resto del periodo del tiempo en una sequía letal para los cultivos, los animales y con el tiempo para las personas.

El mundo cada vez se resiente más por el calentamiento global, todos los días llegan noticias del mundo entero, en donde se han tenido que tomar medidas a raíz de las sequias, o en donde aparecen horribles imágenes de lugares devastados por las inundaciones, haciendo sentir al clima en mucho casos como el peor de los enemigos, pero en realidad la pregunta que nos deberíamos hacer es qué puede haber detrás de esas condiciones meteorológicas que azotan a la humanidad.

Hace algunos días se conocía la noticia que más de 340.000 bolivianos están sufriendo de razonamientos de agua tremendamente estrictos y prolongados, ya que la sequía prácticamente desparece la represa de Hampaturi en La Paz, y este es tan solo uno de los ejemplos de las catástrofes que se están viviendo en el mundo, y es que las consecuencias del calentamiento global no están por venir, ya llegaron y en mayor o menor medida están determinado la vida de los hombres en todo el planeta.

Algunos expertos han determinado que el agua no ha sido suficientemente contemplada dentro de las preocupaciones de las cumbres mundiales y los acuerdos que hasta el momento se han firmado entre las naciones, y es que algunos científicos afirman que este fundamental recurso natural no ha sido tenido en cuenta ni en su calidad de recurso natural que se verá determinante afectado por el calentamiento global, ni en su rol insustituible que de ser utilizado de manera ineficiente contribuye a la emisión de gases.

La distribución de las precipitaciones puede llegar a ser fundamental dentro de lo que tiene que ver con la capacidad de abastecer agua a toda la humanidad y sus actividades, así como también a los tiempos de sequía que comenzarán a incrementarse con el aumento constante de la temperatura, por lo que veremos tierras completamente inundadas durante algunos cortos periodos de tiempo para que después nos enfrentemos a sequías prolongadas y mortíferas para todo ser vivo que se encuentre en esa región.

Dentro del marco de las reuniones llevadas cabo por las Naciones Unidas el experto italiano Antonio Navarra ha declarado que: “La lluvia no está distribuida de manera aleatoria en el mundo. Hay cortes específicos a partir de los cuales se extienden las precipitaciones. Uno de ellos está en el Mediterráneo. Si ese corte se desplaza hacia Europa, se incrementarán las precipitaciones al norte los Alpes y descenderán al sur de esa cadena montañosa. La paradoja es que habrá regiones con déficit de agua y regiones con exceso. Esto es típico del cambio climático porque las precipitaciones globales no variarán, pero las áreas van a correrse, y esto acarreará un doble problema”.

La agricultura se ha demorado en comenzar a hacer investigaciones que permitan incrementar la eficiencia en los procesos de cultivo, y de esta manera poder mejorar el uso de agua, al menos por el momento muchas de las soluciones con las que se cuentan provienen de culturas milenarias, como las que os comentábamos sobre lo que se aplica en Perú para poder contrarrestar las variaciones en las precipitaciones y los largos periodos de sequía.

Otro sector que debería comenzar a pensar en nuevas estrategias es el energético, teniendo en cuenta que la manipulación del agua es uno de los más usados en la producción de energías limpias en el mundo entero, por lo que el incremento de usuarios no puede afectar el equilibrio con los ríos y los ecosistemas delas cuencas.

Los expertos señalan que la cuenca mediterránea se encuentra en estrés hídrico, señalando que la actividad agrícola, los prolongados periodos de sequía y la variación en tanto en las precipitaciones como en la temperatura pueden hacer que si no se contempla el agua como una problemática urgente ante el calentamiento global.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.