Un beso bajo la tormenta puede ser fatal

bajo la tormenta

Estamos en épocas de tormentas, en todos los veranos se marca una tendencia por las mezclas entre aires cálidos y fríos en la atmosfera, generando fuertes lluvias con intensos relámpagos, episodios que en muchas parejas despiertan el romanticismo, y salen a caminar en medio de este fenómeno climático, queriendo aprovechar para demostrar su amor con algunos besos, pero lo que no saben es que este simple acto puede cobrarse la vida de los dos.

Un viento sospechoso, un cielo encapotado, unas cuantas cañas en una terraza, y de golpe el cielo comienza a iluminarse en el horizonte, lejos de ser un momento romántico quienes se encuentren en esta situación y no busquen un refugio adecuado estarán próximos a exponer su vida, siendo muy poco conscientes ante un fenómeno atmosférico como este.

Los chaparrones del verano son comunes, más allá que para esta estación se esperan menos que de costumbre pueden ser un momento agradable para refrescarse, pero lo delicado y peligroso comienza con las tormentas, como la que se están viviendo en los últimos días por la Península Ibérica y las cuales requieren de un nivel de precaución mucho mayor.

Por el momento hay una situación muy particular en el ambiente, los expertos de la Agencia Española de Meteorología señalan que hay una zona de baja presión cercana a los 5000 metros de altura, la cual ha llegado a cubrir una zona importante de la Península, las cuales traen consigo bolsas de aire frío, lo cual explica a la perfección las tormentas sucedidas en las últimas semanas, así como también las que se predicen para los próximos días.

La diferencia entre la superficie y la de la atmosfera se vuelve un caldo de cultivo muy apto para las tormentas ya que de los 37 grados que vivimos en tierra a los menos 12 bajo cero que tiene el aire frío que está entrando hay casi 50 grados de diferencia, lo cual produce una enorme inestabilidad, el aire caliente sube, mientras que el frío siempre tiende a bajar, produciendo nubes de tormenta, y por ende la consiguiente tormenta, con sus respectivas y abundantes precipitaciones.

Los rayos siempre representan un riesgo en cualquier circunstancia, como os hemos explicado en espacios al aire libre o rurales son mucho más peligrosas, que en las ciudades en donde hay muchos reparos para que los rayos no toquen tierra, o al menos toquen algún pararrayo o edificio que absorbe la carga canalizándola hasta la tierra sin tener ningún tipo de efecto.

La atmosfera tiene por estos días una gran inestabilidad, por las masas de aire frío que tienden a bajar, mientras que el calor de la superficie sube, generando en este movimiento la circunstancia perfecta para una tormenta.

Todos aquellos que creen que las terrazas son un lugar seguro para permanecer durante una tormenta no tienen idea del peligro al que se exponen, no solo por los rayos, ya que en caso de caer granizo se pueden generar daños considerables.

Otro elemento complejo tiene que ver con las personas que sufren de alergia, ya que según han publicado recientemente en algunos estudios, las tormentas eléctricas pueden acumular grandes cantidades de polen a la altura de las vías respiratorias, por lo que muchas personas suelen terminar en Urgencias con problemas respiratorios complejos.

El romanticismo en este caso y la seguridad no van de la mano, por lo que es preferible tomar los recaudos necesarios, apagar la chimenea y esperar a que pasen los relámpagos, ya que de otra manera una cena romántica se puede terminar convirtiendo en la última cena.

Por el momento se sabe que en España viviremos un verano más seco, pero con situaciones de tormenta más intensos, y con una alta probabilidad de granizos y actividad eléctrica, como os hemos explicado tomar medidas a tiempo siempre logra prevenir grandes calamidades que después en el momento no hay manera de corregirlas.

Los pronósticos del clima nos pueden ayudar mucho en la prevención, siempre estar informado de las predicciones y estar presente que las alertas por lo general solo se hacen públicas cuando hay una posibilidad real de vivir condiciones climáticas extremas, por lo que el conocimiento en este caso permitirá también una mejor probabilidad de tomar precauciones a tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.