AEMET alerta sobre las bajas precipitaciones en el verano español

 

De la misma manera que el mundo presenta profundas sequías, la Península no ha sido la excepción según un informe presentado por la Agencia Estatal de Meteorología AEMET, si bien estamos lejos de una crisis como la que os hemos contado que sucede en Etiopia o Guatemala, aunque no deja de ser una cifra de cuidado, sobre todo si se vuelve una tendencia.

Las cifras de AEMET se obtienen de un análisis histórico por algo denominado como año hidrológico, los cuales comienzan el 1 de octubre y terminan el 30 septiembre, valores que han sido registrados entre 1980 y 2010, para que de esta manera se pueda hacer un comparativo adecuado y prolongado en el tiempo.

En lo que va de este año calendario en España venimos presentado desde finales de abril un promedio menor de precipitaciones, ya que al comienzo de este año nos encontrábamos en un superávit hidrológico, pero las escasas lluvias primaverales y estivales han cambiado la balanza al hacia el lado de la escases.

En el análisis pormenorizado Valencia y Murcia son las más secas, mientras que el suroeste de Galicia y el noroeste de Castilla y León son los territorios más húmedos, tomando los valores históricos en su comparativa con años anteriores, así como también en la cantidad de precipitaciones que se han vivido en este periodo de tiempo.

El comportamiento de las precipitaciones ha sido muy particular en lo que va de este año hidrológico, teniendo en cuenta que el valor medio nacional superó el habitual en Noviembre del último año, mientras que ya en Diciembre el superávit se perdió, pasando a estar un 9% menos del promedio habitual.

Desde ese momento las lluvias han sido muy erráticas, presentando en valores totales un déficit de 40% para los primeros meses del 2016, hasta que en abril las precipitaciones lograron volver a superar la media histórica en su acumulado histórico anual. Desde el 1 de octubre 2015 hasta abril se habían contabilizado 454 litros metro cuadrado, lo que supone un incremento de un 3% del promedio que solía estar en 442 litros.

En AEMET esperaban que la tendencia superior al promedio se mantuviera en lo que restaba en el año, pero en las últimas semanas se disminuyó considerablemente las precipitaciones, haciendo que se presentará un déficit con respecto al promedio histórico, exactamente hasta el 9 de agosto había caído 581 litros por metro cuadrado, mientras que en el acumulado registrado por la Agencia la media estaba en 584 litros.

Hay que resaltar que esta media es general para todo el territorio español, pero no detalla el comportamiento particular de cada una de las regiones, ya que en este análisis este fenómeno climatológico ha presentado regiones más secas o más húmedas según su media particular, por lo que no hay ni una tendencia a la sequía ni a las lluvias, sino variaciones medidas en mínimas proporciones en cada una de las regiones de la Península.

El informe de AEMET resalta que la distribución geográfica de las precipitaciones es muy desigual, por ejemplo en gran parte del norte peninsular los valores particulares superan el promedio anual, algo que sucede en Extremadura, el oeste de Andalucía, el norte de las islas de Tenerife y Gran Canaria, y una franja que recorre el interior de Castilla-La Mancha.

Otra de las zonas en donde el superávit se ha hecho sentir con mucha más contundencia es el sureste de Galicia, la mitad oeste de Castilla y León, el norte de Cáceres, el sur de Navarra y el interior de Aragón, en donde el promedio se ha incrementado en un 25% con respecto a su promedio anual, mientras que en una zona entre las provincias de Zaragoza y Huesca el incremento llega a un 50%.

Pero en otras regiones de España el promedio ha estado muy por debajo del histórico, tal es el caso del este y sur de Cataluña en donde no han podido alcanzar ni el 75% de la cantidad de lluvias media que marca para estas regiones, lo mismo sucede en Baleares, el sur y el este de Andalucía, Murcia, la Comunidad Valenciana, zonas del sur de Aragón, el norte de Huesca, las islas más occidentales de Canarias y el sur de Gran Canaria, aunque no son las regiones más afectadas, ya que por ejemplo en la isla de Menorca en área del litoral de las provincias de Valencia y Murcia la cantidad de lluvias no alcanzan a representar el 50% de lo que es el promedio histórico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.