2016: el año más caluroso de la historia

 

En todos los medios de comunicación podemos leer del calentamiento global, de las nefastas situaciones que se están viviendo en algunas latitudes del mundo, casos como el que os contábamos de Etiopía, incluso las sequías en Guatemala son síntomas de este fenómeno climático que parece condenar a todo el planeta a la debacle o al menos a un cambio rotundo en todos los ecosistemas, tal cual como hoy los conocemos, pero para seguir reafirmando esta idea en el día de hoy la Organización Meteorológica Mundial ha publicado un análisis que señala que este 2016 está condenado a pasar a la historia como el más caluroso del cual se tiene registro.

De este año ya hemos vivido completos ocho meses y estamos terminando el noveno, pero con todo esto ha bastado para que desde la Organización Meteorológica Mundial señalen que dados los picos de temperatura generalizados en cientos de latitudes alrededor del mundo, así como también los records históricos en temperaturas altas, estamos muy cerca de haber vivido el año más caluroso de la historia, al menos de la historia de los registros de esta institución los cuales datan desde 1880.

El secretario general de la Organización Meteorológica Mundial, Petteri Taalas ha declarado para algunos medios de comunicación: «Hemos sido testigos de un largo periodo de un calor extraordinario que está destinado a convertirse en la norma», y con este extracto que bien podríamos denominar sentencia tendremos que terminar un año completamente alarmante para lo que podríamos denominar como el porvenir de nuestro planeta.

El fenómeno del calentamiento global está atacando cientos de situaciones anómalas en los patrones medios de la tierra, por ejemplo han declarado que se han encontrado concentraciones particularmente altas de dióxido carbono, así como también de las temperaturas altas que detallábamos anteriormente, generando un considerable incremento en la temperatura de la masa oceánica, lo cual ha agravado la situación de las poblaciones de coral principalmente, dentro de otros efectos adversos para la estabilidad de algunos ecosistemas.

Durante agosto de este año se presentaron temperaturas records en gran parte del mundo, desde la Organización Meteorológica Mundial señalaron con alarma los fenómenos padecidos en el océano Índico, así como también en el Pacífico, pero no fue un hecho aislado, sino que por el contrario en todos los continentes se han presentado valores más elevados de los promedio históricos, según datos ofrecidos por la NASA.

En cifras los valores históricos se incrementaron en 0,16 grados en comparación con el promedio del mismo mes del año anterior, pero si se hace la comparación con el promedio de temperatura vivido en el mismo mes entre 1951 y 1980 el incremento es mucho más alarmante, ya que es de 0,98 grados.

La comunidad científica que tanto el mes de julio como agosto son los más calurosos hasta el momento evaluados por la comunidad científica, por lo que desde la Organización Meteorológica Mundial señalan que: «En lo que va de año, todos los récords de temperaturas altas han sido pulverizados».

Lejos de ser un fenómeno estival, desde la NASA han otorgado datos alarmantes sobre el incremento de temperatura vivido en el mes de febrero, en donde la medición térmica se incrementó en 1,35 grados en comparación con el promedio histórico entre el periodo de 1951 a 1980.

En el 2014 se señaló que los promedios históricos habían sido los más altos de los que hasta la fecha se tenían registro, pero el 2016 está dispuesto a coronarse con este alarmante trofeo, que lejos de ser celebrados llama a la urgencia de medidas mucho más contundentes en todas las latitudes, ya que no solo los esfuerzos de algunos países van a ser capaces de contrarrestar los efectos del calentamiento global en los ecosistemas y en la raza humana en general.

Otra observación que hacen desde la Organización es que esta situación dista mucho de ser un caso aislado o una tendencia de este año, por el contrario están seguros que los records en las máximas temperaturas se convertirán en una constante que sufriremos a lo largo de los años hasta llegar al punto que se reviertan los daños sufridos por la mano del hombre en la naturaleza o el fin de la humanidad, al menos tal cual la conocemos en la actualidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.